lunes, 12 de abril de 2010

No somos lo que aparentamos


Conocerse a Sí Mismo



Antes de seguir un camino espiritual, es necesario conocerse a sí mismo. Estar conscientes de nuestras aptitudes, de nuestros defectos y de las características de nuestra naturaleza interior. En un cierto sentido, cada uno de nosotros es único en su esencia. Las semejanzas externas se deben en gran parte a los condicionamientos de la sociedad en que vivimos. Son una rutina que nos facilita el convivir sin demasiados roces. Se necesita un nivel alto de crecimiento personal para tener el coraje de ser lo que uno es.

Sólo cuando se tiene esto suficientemente claro, podemos elegir aquel camino más en armonía con nuestro ser interior. Por el hecho de ser diferentes en nuestra esencia es que existen diversos caminos espirituales. Todos llevan a la misma meta: la Fuente Insondable de donde hemos venido y a la que tenemos que regresar después de una larga y extenuante jornada, como el Hijo Pródigo.

Los diferentes caminos son como los rayos de una circunferencia. Parten separados desde el perímetro, a veces opuestos en l80 grados y se van acercando entre sí al aproximarse al centro, hasta unirse en un punto único.
Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.