jueves, 8 de septiembre de 2011

El sufrimiento


Nadie quiere sufrir, pero dentro de nosotros llevamos las semillas del sufrimiento. Todo el objetivo de trabajar sobre nosotros mismos es quemar esas semillas. El acto de quemarlas te puede causar un poco de sufrimiento, pero no es nada comparado con toda tu vida de desdicha.
  
 Una vez destruidas esas semillas, tu vida entera se transformará en una vida de deleite. De modo que si simplemente quieres evitar sufrir y enfrentar al sufrimiento que hay en tu interior, estas creando una situación en la que a lo largo de toda tu vida estaras lleno de sufrimiento.
En cuanto las heridas que llevas salgan a la superficie, comenzarán a sanar. Es un proceso de sanación. Pero sé que cuando tienes una herida, no queras que nadie la toque. De hecho, no quieres saber que la tienes. Deseas ocultarla, pero al hacerlo, no sanará. Ha de estar abierta al sol, al viento.
Al principio puede ser doloroso, pero cuando sane lo entenderas. Y no existe otro modo de curarla. Hay que darle conciencia. Llevarla a la conciencia es el mismo proceso de sanación.


Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.