miércoles, 12 de octubre de 2011

La fortaleza


Uno puede apegarse demasiado a un refugio, a una protección, pero eso no te brindará fortaleza. Esta siempre llega cuando te enfrentas a situaciones duras, contrarias, que te distraen.
  
En la Antigüedad la gente solía irse a los monasterios, al Himalaya, a cuevas remotas, donde alcanzaba una cierta paz. Pero esa paz era barata, porque siempre que regresaba a las praderas, al mundo, dicha paz de inmediato se hacía añicos. Era demasiado frágil y la gente le tomaba miedo al mundo. De modo que se trata de una especie de escapatoria, no de desarrollo.
En lo que insisto es en aprender a estar solos, pero jamás te aferres demasiado a tu soledad, para que no pierdas la capacidad de relacionarte con otros. Aprende a meditar, pero no te vayas a un extremo. De modo que seas incapaz de amar. Estate en silencio, en paz, quieto, pero no tes obsesiones con ello, de lo contrario no podrás enfrentarte al mundo, al mercado.
Es fácil permanecer en silencio cuando se está solo. Cuesta guardar silencio cuando se está con gente, pero hay que encarar esa dificultad. Una vez que estés en silencio con otras personas, lo habrás conseguido; entonces ya nada puede destruirlo.

Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.