martes, 13 de diciembre de 2011

La vida existe en la vulnerabilidad


La existencia en el cuerpo es muy precaria. En cualquier momento basta con un poco más de oxígeno, o un poco menos, ¡y has desaparecido!
Un poco menos de azúcar en la sangre y te has marchado... ¡Una leve disfunción en el cerebro y no existes!
  
 La vida existe en la vulnerabilidad... en el peligro, en la inseguridad. No hay seguridad y no puede haberla. La seguridad solo es para las personas muertas. Son muy fuertes. ¿Puedes matar a un hombre muerto? No. ¿Puedes destruir a un hombre muerto? No. Es muy fuerte.
Cuanto más elevada es la calidad de vida, más débil es. Contempla una rosa, un poema, una canción, la música... ¡vibra durante un segundo y desaparece! Mira el amor: un momento está ahí, al siguiente no. Observa la meditación.
A medida que asciendes, descubrirás que las cosas se vuelven más y más vulnerables. De modo que la vulnerabilidad no tiene nada de malo; es entender cómo es la vida. Fingir ser fuerte es una tontería, porque es un error. Nadie es fuerte, nadie puede serlo; no es más que un juego del ego. Incluso Alejandro Magno no es fuerte... llega un día en que toda su fuerza se desvanece.
Así que aprende a aceptar tu vulnerabilidad, y luego tendrás una profunda comprensión y un profundo flujo de energía. No la senti­ras como un problema. No lo es; es algo muy importante que está teniendo lugar. 
Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.