lunes, 12 de septiembre de 2011

El ego.


Si te aceptas, ¿crees que eso potencia un poco de ego? ¡Olvidate del ego!
  
Acepta. Ya nos ocuparemos más tarde del ego; primero aceptate en tu totalidad. Deja que aparezca el ego; no representa un pro­blema tan grande, y cuanto más grande sea, más fácil es hacerlo estallar. '           Es como un globo... se hincha, y con un simple pinchazo basta para hacerlo desaparecer. Deja que el ego esté ahí, eso se permite, pero acepta y las cosas empezarán a cambiar. De hecho, la aceptación significa también aceptación del ego, entonces es una aceptación total. Empieza por aceptarte.
El mundo también necesita a unos pocos grandes egoístas. ¡Nece­sitamos todo tipo de personas!



Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.