lunes, 3 de octubre de 2011

Juzgar


Hay que dejar de juzgar
Es una enfermedad y jamás te permitirá tener paz. Es un mal habito.
  
 Cuando juzgas, jamás podrás estar en el presente: siempre compa­rando, siempre adelantándote o retrocediendo, pero jamás en el aquí y el ahora. Porque el aquí y el ahora está simplemente ahí; no es bueno ni malo. Y no hay manera de decir si es mejor, porque no hay nada con qué compararlo. Simplemente está ahí en toda su belleza.
Pero la misma idea de evaluar posee algo del ego. Este es un gran mejorador; vive de la mejora. No cesa de torturarte: ¡Mejora, mejora!. Y no hay nada que mejorar.
Siempre que surja un juicio, abandónalo inmediatamente. Prescinde de él. Es un hábito. No te tortures de forma innecesaria. Disfruta.

OSHO 

Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.