jueves, 6 de octubre de 2011

Simpatía y antipatía


El día que una persona decide no pedir las cosas que le gustan y empiezan a gustarle las cosas que suceden, es el día en que se vuelve madura.
   
Puedes seguir anhelando las cosas que te gustan. Eso siempre te hará desdichado, porque, en primer lugar, nunca-van a suceder. El mundo no funciona de acuerdo con tu simpatías y antipatías. Carece de garantías de que lo que quieres es lo que también quiere el todo. Existe una gran posibilidad de que el todo esté destinado hacia otra cosa de la que nada sabes.
Cuando a veces acontece eso que te gusta, entonces tampoco te sen­tiras muy feliz, porque sea lo que fuere lo que exigimos, ya lo hemos vivido a través de la fantasía. De modo que ya es de segunda mano. Si dices que te gustaría que un determinado hombre fuera tu amante, entonces en mucho sueños y fantasías ya haz amado a ese hombre. Y si ello acontece, entonces el hombre verdadero no estará a la altura de tu fantasías y va a ser simplemente una copia, porque la realidad nunca es tan fantástica como la fantasía. Y te sentiras frustrados.
Pero si te empieza a gustar aquello que acontece -si no pones tu voluntad en contra del todo, si simplemente dices muy bien, si pase lo que pase dices que sí-, entonces jamás podrás ser desdichado. Porque sin importar lo que pase, siempre exhibes una actitud positiva, lista para recibir y disfrutar.

OSHO

Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.