viernes, 25 de noviembre de 2011

LA GRAN AMBICIÓN


Todo hombre es un amor no nato, de ahí la desdicha, la angustia. Porque la semilla no puede sentirse satisfecha siendo semilla.
Quiere convertirse en árbol, quiere jugar con el viento, elevarse hacia el cielo... ¡es ambiciosa!


 Cada ser humano nace con una gran ambición... la ambición es florecer en el amor. De modo que veo a cada ser humano como una posibilidad, un potencial, una promesa. Algo que no ha sucedido y que aún debe acontecer, y a menos que pase no puede haber satisfacción ni paz; habrá agonía, sufrimiento, desdicha.
Solo cuando has llegado a un florecimiento en el que sientes que estás realizado que has alcanzado aquello para lo que has naci­do, que has alcanzado tu destino, que ya no queda más, solo cuando la ambición desaparece por completo porque ha sido satisfecha, una persona es feliz, jamás antes.

Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.