sábado, 30 de junio de 2012

La Guerra de los Dioses y los Hombres (Descarga GRATUITA)


La Guerra de los Dioses y los
Hombres
The Wars of Gods and Men
El tercer libro de “Crónicas de la Tierra”
- Versión SIN IMÁGENES -
ZECHARIA SITCHIN


Mucho antes de que el hombre guerreara con el hombre, los dioses combatían entre ellos.
En realidad, las Guerras del Hombre comenzaron como Guerras de los Dioses.
Y las Guerras de los Dioses por el control de la Tierra, tuvieron sus inicios en su propio planeta.
Y así fue que la primera civilización de la humanidad sucumbió en un holocausto nuclear.
Esto es un hecho, no una ficción; y todo se plasmó por escrito hace mucho tiempo, en las Crónicas de la Tierra.


LAS GUERRAS DEL HOMBRE
En la primavera de 1947, un muchachito que buscaba una oveja de su rebaño, perdida en los estériles acantilados que se elevan sobre el Mar Muerto, descubrió un cueva en la que encontró unas vasijas de barro en cuyo interior se hallaban ocultos unos manuscritos hebreos. Aquellos manuscritos, y otros que se descubrieron en la zona en los años siguientes, denominados colectivamente como los Manuscritos del Mar Muerto, habían permanecido ocultos durante casi dos mil años, cuidadosamente envueltos y escondidos durante los turbulentos años en que Judea tuvo que soportar el poderío del imperio romano.
¿Formarían parte de la biblioteca oficial de Jerusalén, que se sacó de la ciudad antes de que ésta y su templo
cayeran en el año 70 d.C, o, como supone la mayoría de los expertos, sería la biblioteca de los esenios, una secta de ermitaños con preocupaciones mesiánicas? Las opiniones están divididas, pues la biblioteca poseía tanto textos bíblicos tradicionales como escritos que trataban de las costumbres, la organización y las creencias de la secta.
Uno de los manuscritos más largos y completos, y quizás el más dramático, trata de una guerra futura, una especie de Guerra Final. Titulado por los expertos como La Guerra de los Hijos de la Luz contra los Hijos de las Tinieblas, prevé la propagación de una guerra a partir de unas batallas que involucrarían a los vecinos inmediatos de Judea y que incrementarían su ferocidad y su alcance hasta lograr implicar a todo el mundo antiguo: «El primer combate entre los Hijos de la Luz y los Hijos de las Tinieblas, es decir, contra el ejercito de Belial, consistirá en un ataque sobre las tropas de Edom, Moab, los amonitas y la región filistea; luego sobre la de los kittim de Asiría; y sobre los violadores de la Alianza que les prestan ayuda...». Y tras todas estas batallas, «avanzarán sobre los kittim de Egipto» y «a su debido tiempo... contra los reyes del norte».
El manuscrito profetiza que, en esta Guerra de los Hombres, el Dios de Israel tendrá un papel activo: El día que caigan los kittim, habrá un poderoso combate y gran matanza en presencia del Dios de Israel; Pues ése es el día que Él designó desde antaño para la batalla final contra los Hijos de las Tinieblas.
El profeta Ezequiel ya había profetizado la Última Batalla, «en los postreros días», que implicaría a Gog y Magog, y en la cual el mismo Señor «arrebatará el arco de tu mano izquierda, y hará que caigan las flechas de tu mano derecha». Pero el manuscrito del Mar Muerto va más allá, al anticipar la participación de muchos dioses en las batallas, entregados al combate hombro con hombro al lado de los mortales: En aquel día, la Compañía del Divino y la Congregación de los Mortales se entregarán hombro con hombro al combate y la matanza.
Los Hijos de la Luz lucharán contra los Hijos de las Tinieblas con una demostración de poderío divino, en medio de un estrepitoso tumulto, en medio de los gritos de guerra de dioses y hombres.
Aunque cruzados, sarracenos e infinidad de ejércitos en épocas históricas han ido a combatir «en nombre de
Dios», la creencia de que, en una guerra por venir, el mismísimo Dios se presentará en el campo de batalla, y que dioses y hombres lucharán hombro con hombro, suena tan fantasioso que, en el mejor de los casos, se tomaría en forma alegórica. Sin embargo, no resulta una idea tan extraordinaria como podría parecer, pues en la antigüedad se creía de hecho que las Guerras de los Hombres no sólo las decretaban los dioses, sino que también contaban con la participación activa de éstos.
Una de las guerras sobre las que más se ha fantaseado, cuando «el amor hizo que se botasen un millar de navios», fue la Guerra de Troya, entre los aqueos griegos y los troyanos. La declararon, quién no lo sabe, los griegos, para obligar a los troyanos a devolver a la hermosa Helena a su esposo legítimo. Sin embargo, en un relato épico griego, el Kypria, se daba a entender que esta guerra fue premeditada por el gran dios Zeus: Hubo un tiempo en que miles y miles de hombres sobrecargaban el amplio seno de la Tierra. Y por compasión a ellos, Zeus, en su gran sabiduría, decidió aligerar la carga de la Tierra.
De modo que provocó la contienda de Ilion (Troya) a tal fin; para, a través de la muerte, provocar un vacío en la raza de los hombres.
Homero, el rapsoda griego que hizo el relato de los acontecimientos de esta guerra en La Ilíada, culpaba a los dioses por su capricho al instigar el conflicto y por haberlo vuelto y revuelto hasta hacerle alcanzar tan grandes proporciones. Al actuar de forma directa o indirecta, a veces de modo visible y a veces sin ser vistos, los distintos dioses empujaban a los actores principales de este drama humano a su capricho. Y detrás de todo esto estaba Jove (Júpiter/ Zeus): «Mientras los otros dioses y los guerreros en el campo dormían profundamente, Jove estaba bien despierto, pues estaba pensando cómo honrar a Aquiles y destruir a mucha gente en los barcos de los aqueos».

Fragmento del libro “Crónicas de la Tierra” ZECHARIA SITCHIN Descraguelo de forma GRATUITA en : https://www.box.com/s/623bb9c413ba568df2ff 


Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.