lunes, 15 de marzo de 2010

Actuar: Lo que recibe

Una vez tuve un sueño. Yo estaba sentado en un banquito de 15 cm de alto cuando un viejo, amigable pero vigoroso hombre me daba lecciones sentado en un banco más alto y diciéndome: “No puedes mover el mundo con acciones. Sólo con la palabra”. Y ahí se terminó el sueño. Me tomó como dos años entender lo que me había querido decir. Ahora lo entiendo suficientemente bien para que funcione. A través de la experiencia, pruebas y mucha lectura finalmente se clarificó.


Esto es de lo que se trata: las acciones son el último componente del proceso de creación. Es un poco como la natación de competencia. No puedes ganar las Olimpíadas si solamente sabes como empujar agua vigorosamente y apenas ir de una punta a la otra. Estás actuando y muy fuertemente. Nadie te va a descalificar por falta de esfuerzo. De seguro podrías obtener la más alta calificación en esfuerzo, pero la gente que gana medallas de oro en las olimpíadas de natación es la que se prepara en el espíritu. El ser está preparado. Tienen confianza, motivación, concentración.

Sus mentes también están preparadas, sus técnicas están preparadas. Están descansados y alertas. La acción en la piscina es la porción más visible del paquete total de ganador pero es la parte final de crear esa carrera ganadora de la medalla de oro.


En tu vida, a pesar de que puedas no saberlo, creas tus experiencias primero en tu Yo, espíritu, ser, luego en tu mente, luego en tus palabras y por último por tus acciones. Comienza en el ser y luego se mueve hacia el
pensamiento, luego hacia la palabra y luego hacia la acción. En efecto, la acción sólo pone en su lugar el sistema necesario para recibir y experimentar lo que creas en ser, pensamiento y palabra. La mayoría de las personas no se concentran y nutren poniendo la intención en sus primeros tres pasos de ser, pensar y hablar- lo único que hacen es trabajar como locos todo el día y después se preguntan porqué no tienen “éxito”. No usan la La Palabra. La Palabra se refiere a las leyes del universo, la forma en que funciona el universo, en todos los niveles, no solamente el universo físico y visible. Esas leyes del universo no son ningún mandamiento de Dios. Son simplemente las leyes que regulan y permiten el funcionamiento del universo. Esas son las leyes que funcionan no sólo espiritualmente, sino que también han sido probadas científicamente por medio de la Física Cuántica. La Palabra, esas leyes, no tienen nada que ver con ninguna religión, persona o lo que fuere en particular- las leyes del universo se aplican por igual y sin falla a cualquier persona y a todas las cosas todo el tiempo. Nunca fallan. Esas son leyes tales como las de causa y efecto (llamada karma ó sembrar y cosechar en las enseñanzas espirituales ó las leyes de conservación de la energía en la
ciencia) y son tratadas en varias partes de este libro.


 Las acciones son parte de La Palabra, Las Leyes del Universo, pero son sólo una pequeña componente. Es importante saber cual es el rol que juegan las acciones y como usarlas para la creación de riqueza y de cualquier otra cosa. Las acciones son importantes, de seguro, pero tienes que entender que son el último paso. Su rol es recibir lo que ya has creado en los tres niveles anteriores. Primero creas y después recibes tus creaciones, luego las vives.

La acción es para recibir y experimentar. Creas un negocio en tu Yo, tu ser, luego en tus pensamientos y palabras y finalmente actúas para poner un sistema en funcionamiento para recibir este negocio de una manera física manifestada de forma tal que lo puedas experimentar. ¿Lo puedes ver? La acción no crea. Sólo recibe y experimenta. En efecto, cuando se trata de experimentar, nuevamente, la acción no crea la experiencia – lo hace la mente. La acción sólo ayuda a la mente a “hacer” la cosa, luego la mente decide “voy a vivir esta experiencia positivamente, negativamente, con alegría, con miedo, rápidamente, entamente...”


Conoce esto y dejarás de empujar agua en la piscina…
Siempre haz un trabajo excelente. Siempre concéntrate en la tarea y produce un excelente valor de ella. Haz siempre esto sin importar que tan pequeña parezca la tarea. Aún la acción más pequeña tiene el potencial de ser la causa de la mayor oportunidad que viene hacia ti. En este universo, todo es la causa para otra cosa y es a su vez causado por algo más. Aún tus más pequeñas acciones pueden ser la causa de algo grande que no ha sido previamente revelado y que tú necesitas. Aún una acción tan pequeña como una sonrisa y un buen servicio pueden causar el comienzo de una relación y que se abra una puerta que nunca pensaste como  posible.
Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.