miércoles, 28 de septiembre de 2011

La critica


Siempre que estés a punto de criticar algo, decide primero qué vas a aportar como alternativa positiva.
  
 Si no tienes ninguna alternativa, espera. Entonces la crítica no hay que hacerla, porque es inútil. Si dices que esta medicina no es buena, puede que tengas razón, pero, entonces, ¿dónde está la medicina adecuada? Al menos se está haciendo algo.
De modo que la crítica jamás trae la revolución. La crítica es buena como parte de un programa positivo. Así que primero decide el pro­grama positivo y luego, sin perder de vista dicho programa, critica. Entonces tu crítica será muy valiosa, apreciada incluso por aquellos a quienes estas criticando. Nadie se sentirá ofendido por ella, porque al tiempo que criticas, continuamente mantienes una alternativa positiva en mente y luego propon algo.


Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.