miércoles, 14 de septiembre de 2011

Mirando en la oscuridad


A veces, cuando entras en tu habitación parece oscura. Pero entonces te sientas y descansas, y poco a poco la oscuridad desaparece. La habitación está llena de luz. No es que haya sucedido algo. Lo que pasa es que tus ojos se han acostumbrado a mirar en la oscuridad.
  
 Se dice que los ladrones empiezan a ver en la oscuridad con más cla­ridad que cualquiera porque deben trabajar en la oscuridad. Tienen que entrar en casas desconocidas y a cada paso hay peligro. Pueden tropezar con algo. Poco a poco, comienzan a ver en la oscuridad. Esta no es tan oscura para ellos. Así que no tengas miedo. Se como los ladrones. Sientate con los ojos cerrados y mira en la oscuridad lo más profunda­mente que te sea posible. Que esa sea tu meditación.
Todos los días, durante treinta minutos, sientate en un rincón, cierra los ojos y crea oscuridad -tan oscura como puedas imaginar- y luego mirad en esa oscuridad. Si te resulta difícil, simplemente piensa en una pizarra ante ti, muy oscura y negra. Poco a poco podrás imagi­nar más oscuridad. Quedaras tremendamente sorprendido de que cuanto más mires en la oscuridad, más claros serán vuestros ojos.
Y si hay miedo, permitelo. De hecho, deberías disfrutarlo. Deja que esté ahí; empieza a temblar. Si el temor inicia una cierta vibración en ti, déjalo, tiembla. Asustate todo lo que puedas. Casi permite que te posea... y ve lo hermoso que es. Es prácticamente un baño... y con él se desvanecerá mucho polvo. Cuando salgái de ese temblor, te sentiras muy vivos, vibrantes de vida, palpitando con una nueva energía, rejuvenecidos.


Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.