miércoles, 14 de septiembre de 2011

Las dos puertas


No es una cuestión de elegir entre la verdad y la ilusión, porque todas las puertas que están fuera de vosotros conducen a la ilusión.
  
 La verdad está dentro de ti. Está en el mismo corazón del buscador. De modo que si en una puerta está escrito ilusión y en otra verdad, no te molestes en elegir entre ellas. Las dos son ilusorias. Tu eres la verdad. La verdad es tu propia conciencia.
Vuélvete más alertas y más conscientes. No se trata de una cuestión de elegir entre puertas. La oscuridad está ahí porque eres  inconsciente, de manera que ninguna luz del exterior puede ayudar. Podría darte una lámpara ahora mismo, pero no te ayudaría. Para cuando hubieras llega­do a tu habitación, se habría apagado.
Tienes que volverte más conscientes, cada vez más consciente y alerta, para que tu llama interior, solo ella, ilumine tu entorno. En esa luz veras que todas las puertas han desaparecido. La puerta que era ilusión y la que era verdad... las dos se han desvanecido. Ambas estaban en conspiración. De hecho, ambas conducen al mismo lugar. Simplemente te brindan la ilusión de una elección. De manera que sin importar lo que elijas, siempre eliges lo mismo. Ambas conducen al mismo pasaje. Que finalmente te hace terminar en una ilusión. De modo que ahí no radica el problema. El problema está en cómo volverse más alerta.
Publicar un comentario

AVISO LEGAL: Todo el material publicado o reproducido en este sitio web tiene como único fin difundir conocimiento y valores culturales. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos, prohibiéndose expresamente su copiado para uso comercial. Solo se reproduce material al que es posible acceder de manera libre, pública y gratuita en distintos blogs, webs, sitios y lugares de Internet. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a su retiro.